Los tres visitantes

He tenido una visita.

Eran tres hombres. Dos blancos, uno negro.

Ha sido extraño. Los elfos parecían nerviosos a su alrededor.

Se hacían llamar Hombres Sabios y proclamaban ser reyes.

3-wise-men-three-gifts-not-the-american-wayLo raro es que no los vi en la celda. Los elfos me sacaron de allí. Me ducharon, me limpiaron, me alimentaron, me arreglaron la barba y me vistieron con mis viejos ropajes. Me llevaron a una sala de reuniones y me inyectaron una droga que me impedía moverme y que me hinchó como un globo. No podía hablar, no podía ni pestañear. Me era total e imposible salir corriendo de allí.

Los hombres llegaron serios y en procesión seguidos de un ejército de elfos trajeados.

Entraron en el despacho y me miraron desafiantes sin llegar a sentarse. Yo intenté gritar, moverme, avisarles de que estaba allí en contra de mi voluntad, pero solo oía el eco de mis llantos en mi mente.

Se llamaban Melchor, Gaspar y Baltasar. Y venían de Europa.

Aquello era una visita de cortesía. Llegaban con amenazas e insultos. Proclamaban ser mi competencia y me anunciaron que pretendían quedarse con todo mi mercado hasta que no fuese nada más que un vago recuerdo en la mente de los niños más tontos.

No entendí nada de lo que me dijeron.

Pero vi a esos enanos cabrones temblar y me dio fuerzas.

Había alguien que se oponía a los elfos. Era todo lo que necesitaba saber.

Seguid creyendo

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s